La Casa del Sapo – La Cumbre

En nuestra primer visita nos encontramos con unos seres maravillosos, Julieta y Candela, las guardianas de este espacio exclusivo para que niños y adolescentes puedan disfrutar de un enorme espacio para crear; que enseña sobre el respeto por los demás y que contagia el compromiso por el cuidado de la naturaleza y de todas sus creaciones. En uno de los primeros encuentros que se dieron entre estos álamos y las ranas (?), se habló de establecer una propuesta publicitaria no convencional, nada de folletos y volantes que pretenden realzar un espacio que por sí solo florece como la primavera. Nuestro objetivo estaba en pensar desde una forma holística cómo transmitir la energía que vive en la Casa del Sapo. Como dijimos, vive, cambia y busca transmitir lo mejor de todo para crear un mundo mejor.

Una tarde, Julieta nos invitó a participar en el taller con toda la “manada”, niños que no está de más aclarar, también son guardianes de la casa del sapo. Luego que nos presentara ante el grupo, comenzaron las preguntas sobre quiénes éramos y ¡¿qué hacíamos nosotros?! ¿dos álamos?. Fue divertido compartir una charla con ellos y que conozcan nuestra historia. Hasta tuvimos la oportunidad de poder crear una pieza de arcilla con ellos y compartir un momento tan sagrado como la merienda.

Volviendo a nuestro trabajo, el compromiso para que más personas conozcan un lugar como éste, desde una mirada sostenible y que no impacte sobre en el medio ambiente fué una premisa muy clara y constante durante la campaña, de hecho lo más importante y motivador es que todo este esfuerzo está dirigido para los niños.

Hicimos muchos viajes y conocimos muchas personas desde que conectamos con la Casa del Sapo, la mayoría muy comprometidas con el ambiente, la buena alimentación y el compromiso por crear una sociedad mejor, con más valores, buenas relaciones de amistad y sobre todo…amor.

Durante las semanas que pasamos nos dimos cuenta lo importante que ha sido la estructura en que Álamo Blanco desarrolla su actividad. Para conocer las motivaciones más profundas del emprendimiento con el que trabajamos se necesita estar en continuo contacto. Sabemos que para algunas personas esto puede ser un inconveniente, aunque la verdad para nosotros es una actitud profesional y una forma válida e interesante para acoplarse en proyectos que necesitan un empuje certero a los objetivos que se pretenden cumplir.

El crecimiento personal que se vive con este tipo de experiencias es casi terapéutico. La conciencia de las emociones, el contacto humano y la comunicación son cuestiones que mantenerlas en equilibrio nos crean un constante desafío y forman parte de la estructura vivencial y vital de este emprendimiento.

 

¡Por más casas del Sapo!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s